PROSPERIDAD PARA TU NEGOCIO


  ¿Por qué no prospera un negocio?


                 Existen múltiples condiciones que afectan al lugar donde está ubicada tu empresa, impidiendo que se tenga éxito o se estanque el surgimiento de nuevas oportunidades.
                  A través de la Terapia Ambiental he ido descubriendo una diversidad de cosas que inciden de lleno en ese espacio físico donde se ubica ese comercio, clínica, tienda de ropa, despacho, joyería, horno, o galería de arte… etc.
                  La más importante de todos ellos, al menos a mi parecer, son los sucesos históricos que han ido aconteciendo en ese lugar, (aunque no tengamos referencia de ellos), han quedado adheridos como una red, conformando la estructura energético-ambiental de ese espacio habitado para actividades laborales.

¿Esto que resonancia tiene en nosotros? Pues que vamos absorbiendo el estado emocional de los hechos que se desataron: venganza, miedo, impotencia, control, sometimiento, …etc,  dependiendo del suceso en cuestión. De ahí, que cuando no obtenemos los objetivos planteados, consideramos que no tenemos suerte, la vida no me sonríe,.. etc.

               A veces, alquilamos un local en el cuál, ya se ha dado otra actividad laboral con anterioridad y aunque haya sido hace mucho tiempo y no sepamos lo que allí se hacía, la huella de los anteriores acontecimientos nos limitan y encuadran a seguir ese patrón energético, influyendo de pleno en nuestro negocio actual.
Un antiguo desguace de coches, ahora convertido en un local que ofrece un muestrario de azulejos a través de la decoración de unos escaparates de baños y cocinas. Son bellos estéticamente, pero la gente cuando llega allí, se siente mal, no le apetece disfrutar de esa belleza, está incómoda e incluso le puede parecer que no son los adecuados para ellos. El mensaje energético: “lo que aquí hay es basura”. Sin ser conscientes de ello, recogemos esa información, nos impregnamos de ella y el resultado producido boicotea nuestro negocio.
            Es importante armonizar nuestro negocio, empresa, oficina, hotel, restaurante, tienda,… etc porque eliminamos aquellos residuos tóxicos que estén alterando la trayectoria laboral proyectada. También, dependiendo de la actividad, se le abren puertas para que obtenga ese reconocimiento y llegue a los clientes adecuados.
Se elimina también, toda connotación personal, que roce o impida de alguna manera, alcanzar nuestro reconocimiento personal, pues la mayor parte de las veces, no somos conscientes de los pensamientos que estamos proyectando.
            Todo esto lo podemos conseguir a través del Terapia Ambiental.

                                                                       Antea (Marien Carrión Codoñer)
                                       Terapeuta del Hábitat


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL COLOR DE MI CASA.

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES