MÁS ALLÁ DE LAS BARRERAS DEL TIEMPO




            Conseguir un hogar donde logremos una total armonía de los elementos que afectan nuestro estado de salud, es el fin que pretende la Terapia Ambiental. Esta técnica nos permite acceder a un nivel de profundidad donde se expresa el campo energético de cada elemento que nos rodea, para que de esta manera, podamos recoger la información de aquello que nos está alterando y que puede producir en nosotros, una falta de vitalidad a nivel mental, alteración emocional o dolor físico.

            ¿Bajo qué parámetros se mueve nuestra personalidad?

            La mayoría de las veces, creemos que nuestras propias carencias personales son debidas a un tipo de limitaciones mentales o emocionales, pero nadie tiene en cuenta, cómo nos puede estar constriñendo la tipología de la estructura base del terreno, o si está ubicada nuestra vivienda en un desnivel.

            ¿De qué está conformado el ambiente de nuestra casa?

            Igual que una esponja que absorbe el agua, nuestras paredes recogen toda la información que emana de las personas que viven o trabajan en ese lugar. A nivel energético han quedado impregnadas en la memoria celular que conforma nuestra propia identidad. En nuestras paredes ha quedado impregnada de la memoria celular que a nivel energético mantiene  y modula la información de toda nuestra existencia.
           
Poder entrar a ese nivel de información, es un lujo, ya que nos permite sanar todo aquello que esté por concluir, tanto a nivel personal como situaciones que nos causan dolor o agravio.

            Ello supone una modificación de nuestros hábitos de conducta y una disolución de los conceptos mentales bajo los cuáles nos estábamos moviendo. También supone alejarnos de aquellos elementos que nos distanciaban de nosotros mismos a nivel emocional.

            La casa o cualquier tipo de hábitat, hace el papel de antena transmisora de nuestra propia historia personal, sin estar sumidos a un tiempo, ya que este ya no existe.  Igual que un cliché de fotografía, vivencia tras vivencia, secuencia tras secuencia, tanto como si los hechos ocurrieron hace un siglo, o unos días, aquellos sucesos sin solventar, están grabados en nuestra aura, en el campo energético, soporte de toda nuestra estructura corporal. Y como un imán, nuestra casa absorbe esa información. Esto es una oportunidad para el terapeuta del hábitat, porque gracias  a ello, se sanan cosas, cuyo origen era imposible llegar a él.

            Si realmente queremos vivir felices y sintiendo que la mochila que llevamos a cuestas, está llena. Ahora se hace posible vaciarla con la ayuda de la Terapia Ambiental.
                                                                                             Antea (Marien Carrión Codoñer)
                                                         Terapeuta del Hábitat


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES

¿SABES DE QUÉ ESTÁ COMPUESTA EL ALMA DE TU CASA, DE TU NEGOCIO, DE TU SALA DE TERAPIAS,...?