APOLOGÍA AMBIENTAL, BARULLO MENTAL



Si prestamos atención de forma sosegada a la variada decoración de este salón, iremos viendo la riqueza cromática de su contenido, apreciando a su vez, los diferentes tipos de dibujos que se han generado en diferentes elementos, conjugando líneas rectas y curvas.Toda una apología de formas que incitan a un movimiento ambiental.
La cuestión es, ¿cómo me siento ante tal variedad de elementos decorativos?, ¿cómo me hace sentirme emocionalmente?
Hay que tener en cuenta, que todo elemento utilizado, aporta un sin fin de características, propias de él. Ante lo cuál, este ambiente decorado exhala cualidades por doquier, ya que podemos encontrar una variada gama de colores, texturas y materiales diferentes como: cristal, espejo, madera, componentes textiles y muchos libros. De ahí, que mentalmente, al entrar a esta habitación, aporta un exceso de información pudiendo sobre cargarnos con su melodía. 
El exceso de movimiento espacial también puede considerarse una amenaza para nuestro cuerpo físico y mental, ya que a nivel interno nos están impidiendo el descanso. Es como cuando estamos rodeados de ruido constantemente, al final, acabamos alterados e irritados.

Experimenta, ¿sientes como una amenaza para tí, este ambiente? Examina con cuáles elementos te sientes mejor y qué otros irrumpen en tí, atropellando tu paz mental.
Mira la imagen y detenidamente, deja que penetre por todo tu cuerpo, absorbe cada uno de sus componentes y siente tu mente, percibe si te acelera o te calma, si te agranda el corazón o te mareas por su contenido,.... tan sólo deja que tu cuerpo ejerza de imán y fluya con esa decoración. ¿A gusto, o a disgusto? ¿en paz o con los pelos de punta?

No hay ambientes buenos ni malos, tan sólo, decoraciones adecuadas o más proclives a nuestra forma de ser. Dado que cada persona poseemos una frecuencia energética, dependiendo de la sensibilidad y de la capacidad que tengamos para percibir la resonancia de lo que nos rodea, nos sentiremos atraídos por un entorno u otro, por unos materiales o por unas colores.
Es por ello, que la finalidad de cada uno de estos artículos, nos va adentrando en la onda sensitiva hacia los elementos decorativos. Descubrir su fragancia en nosotros, tan sólo es cosa personal. 

Antea (Marien Carrión Codoñer)
Terapeuta del Hábitat






Comentarios

Entradas populares de este blog

EL COLOR DE MI CASA.

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES