LOS MÚLTIPLES MENSAJES DEL BLANCO


Modula tu atención en esta imagen decorativa, porque hoy, vamos a agudizar un poco más, nuestra percepción sensorial.
En este ambiente decorado casi en su totalidad, de blanco, aparentemente hay poco mensaje decorativo, se muestra como una imagen óptica que se diluye en pequeños elementos difuminados aisladamente por la estancia. 
Nos es prioritario centrarnos en el conjunto de la imagen y dejar que reverbere en nosotros su contenido, sin juicio, sino atentos a la observación general, no al detalle. Tras un tiempo, definimos la sensación que me produce este entorno decorado y si puedo matizar en detalles mejor. Vamos tomando nota de todo ello.
Déjate envolver por las formas. Absorbe su contenido y deja que reaccionen dentro de tu cuerpo. ¿Qué sensación te producen?
Define cada detalle y permite que su lenguaje te lleve a comprender la sintonía entre cada uno de los espacios que se definen, dentro de una misma habitación.
Sorpréndete con los volúmenes que otorgan identidad propia a un color como es el blanco, pudiendo así, destacar entre un sin fin de elementos decorativos. 
Aprecia si existe algún tipo de diálogo definido, entre una zona y otra del espacio decorado, aunque a primera vista, de la sensación de ser un continúo monólogo decorativo.

Por último, céntrate en aquellos muebles o detalles, que no son de color blanco, ¿cómo los percibes? ¿Crees que podrían entrar en cohexión con el resto de elementos, si estuvieran también de blanco?
¿Qué tal te sientes en un entorno donde se define un sólo color? 
 ¿Te produce armonía, o te cansa, te sientes relajado o aturdido,...etc.? 

Experimenta y averígualo.
Deja que penetre esa blancura hasta lo más profundo de tu ser y siéntela. 

Antea  (Marien Carrión Codoñer)
          Terapeuta del Hábitat


  







Comentarios

Entradas populares de este blog

EL COLOR DE MI CASA.

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES