SIMBOLOGÍA DEL TECHO

Le damos importancia al techo de una habitación por su forma, por el atractivo estético,... pero realmente ¿nos hemos parado a sentir su resonancia en nuestro cuerpo?
                   A través de las imágenes de cada uno de estos diferentes techos, vamos a sensibilizarnos para apreciar su resonancia en nosotros, puesto que cada persona necesita un entorno determinado.
Mira la imagen de este ambiente decorado  centrándote en el techo. Te posicionas en el centro de la habitación y estás atenta a las sensaciones que te llegan a través de la cabeza. 
Observa y déjate sentir. 

Es a través de nuestro chakra coronario (centro de la cabeza) el centro energético más sensible que poseemos, para captar y recibir las energías.

Anota todo el cúmulo de sensaciones que registras y pásate a la siguiente imagen.

Te imaginas durmiendo en esta habitación.
Y proyectas con la imaginación, el efecto que cada viga produce en tu cuerpo. ¿A qué altura de tu cuerpo, va seccionándote la viga?

Ahora, visualizas que has tapados las vigas y el techo es totalmente liso, ¿han cambiado tus sensaciones físicas?, ¿cómo te encuentra mejor?




Y seguimos experimentando con una última foto.
          Nos dejamos abrazar por este techo curvado, dejando que la piedra penetre en nosotros, su dureza. ¿Qué tal la sensación de estar en una habitación con las paredes curvadas? Define las sensaciones.
Te sientes arropada, abrigada por ellas o asfixiada...
Saca tus propias conclusiones. Cada persona posee una sensibilidad que le hace vulnerable a vivir en un entorno. Lo importante es generar un tipo de hábitat, totalmente personal, cuyos motivos inconscientes, puedan cubrirse de forma holística. 
Consulta con tu decoradora sensitiva. 
                                                                                      Antea (Marien Carrión Codoñer)

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL COLOR DE MI CASA.

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES