ARMONÍA DEL HÁBITAT

Cuando hablamos de conseguir un hábitat en armonía nos referimos a que todos los elementos que inciden en él, no sean perjudiciales para la calidad de vida de las personas que allí viven. Igual que a la hora de hacer un guiso, buscamos que todos sus elementos sean lo más sanos posible.

Intentemos profundizar en los diferentes hilos que entretejen nuestro hogar y dejemos que resuenen en nosotros, habitación por habitación. Iniciemos una ruta (como si no conociéramos la casa), como si entrásemos por primera vez en ese lugar, aspirando por todos los poros de nuestra piel, su noble contenido.
Cerremos los ojos y aspiremos su aroma, vaciándonos de todo vacuo contenido mental, para que pensamiento alguno intente interponerse.


 Imaginamos que todo nuestro cuerpo conforma un radar que va captando de forma sigilosa el misterio de sus paredes, hasta llegar a captar las raíces de sus pilares que surcan el subsuelo, trenzado con una red telúrica que de forma acompasada, o no, dependiendo de la zona, capta la onda respiración del planeta tierra, trazándose configuraciones y trazados luminosos, rapsodia de un interludio de semillas cósmicas.

Por otra parte, sobre nuestra cabeza se abre un velo que envuelve los sentidos con un sutil devaneo, permitiéndonos acunarnos rápidamente en un ritmo más suave, generoso en su amor, dado que nuestro corazón se abre a su paso, conforme lo vamos registrando en nuestro interior.
De esta manera, vamos recorriendo cada habitación que conforma el trazado de nuestra casa y con sincera humildad, susurramos al oído del deva de la casa, que conforma la minúscula entretela que da vida a nuestro hábitat, agradeciéndole por sostener de forma ingrávida la entelequia energética del lugar donde vivimos.

Antea (Marien Carrión Codoñer)
Terapeuta del Hábitat y Decoradora Sensitiva



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL COLOR DE MI CASA.

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES