DECORACIÓN SENSITIVA PARA RESIDENCIAS DE ANCIANOS

Ya sabemos todos que hay residencias para ancianos de todo tipo, dependiendo de la condición económica del sus residentes.
Pero aún así, existe una onda energética que emana de cada uno de los ancianos que allí se hospedan y que empaña el lugar de: nostalgia por su casa, por sus familiares que ya no viven, o por los más cercanos que no les pueden arropar con su cariño... etc.
Después, está todo ese dolor y desamparo porque su cuerpo y su mente no reaccionan de la manera que ellos estaban acostumbrados. Han perdido su fuerza y tal vez, el recuerdo de muchos acontecimientos que su mente, aunque sea de forma inconsciente, se niega a recordar. 
Pero lo que si, sigue latente es su corazón y sus sensaciones físicas. Esos registros son las antenas que les permiten entrar en sintonía con cualquier tipo de afecto que proviene del exterior, bien sea de las personas, o del ambiente donde se encuentran.

Y ahí, es donde, como "coach en Decoración Sensitiva" veo la posibilidad de recuperar ese estado de felicidad, a través de la franja energética que emana de cada uno de los elementos decorativos.

Crear un entorno cuya resonancia energética absorba todo ese desánimo, melancolía, tristreza, o desamparo de los que allí están viviendo. Depositar un halo de generosidad a través del color, rasgando de esta manera, toda dureza interna que les está impidiendo abrirse a la alegría.
Crear espacios donde se posibilite el encuentro entre los unos y los otros, a través de diseños circulares que les permite sentirse cobijados, respaldados entre sí.
Manejar el dialecto energético que susurran los tejidos, mandando chispas de alegría a través de estampados coloridos, entrelazando un ritmo entre sus otros componentes de la sala, en asientos, sofás, cojines. 
Podemos pensar que un anciano/a  no se fija en el entorno donde está, pero la resonancia energética de cada color, forma, textura o forma, exhala su contenido a través de ondas y la frecuencia vibratoria de cada uno de estos elementos, es recogida por el cuerpo, al igual que olemos la fragancia de una colonia, que de repente llega a nosotros.
De esta manera, se puede potenciar ambientes en las residencias de ancianos, en donde se impulse decorativamente a sacar todas sus potencialidades, a un resurgir personal donde de cabida a un aumento del estado de ánimo, e incluso paliar los típicos dolores que van ligados al mundo emocional.
YO INVITO DESDE AQUÍ,  A TODOS LOS PROFESIONALES DEL HÁBITAT, QUE SE DEDICAN A VESTIR LAS RESIDENCIAS DE ANCIANOS, PARA CREAR JUNTOS UN AMBIENTE LO MÁS ARMÓNICO PARA SU SALUD FÍSICA, MENTAL Y EMOCIONAL-

Antea (Marien Carrión Codoñer)
Terapeuta del Hábitat y Coach en Decoración Sensitiva

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

EL COLOR DE MI CASA.

ES ÉPOCA DE RINCONES