¿QUÉ OCURRE CUANDO HAY UN EXCESO DE INFORMACIÓN DECORATIVA?

El salón y el comedor son zonas sociales, es el lugar donde nos relacionamos con la familia, o recibimos a las amistades. 
En este espacio se acumula la energía por doquier, ya que cada persona que llega a él, deja su impronta energética, con lo cuál, se puede convertir en el cajón desastre de la casa. 
También es el lugar donde nos apetece relajarnos en un momento dado, en el que necesitamos desconectar del trabajo o recuperarnos del cansancio cotidiano. 

Por lo que nos conviene no recargar esta zona, pues la secuencia energética de un exceso de mobiliario o de elementos decorativos, nos envían excesivos mensajes a nuestro cerebro, con lo cuál, está evitando el que nuestra mente se relaje.
No somos conscientes que al agrupar elementos dispares, emiten sonidos diferentes y nuestra mente, de forma  se esfuerza por aglutinarlos en una secuencia energética. Pero ello resulta imposible, es como querer unir idiomas diferentes en una misma conversación. Su resonancia generaría un cúmulo de sonidos que llevaría a nuestra mente a un sobre esfuerzo para alinearlos en una conversación, que tuviera algún sentido.

Podemos hacer una valoración óptica, si nos situamos en la zona del comedor. La imagen de una ciudad con un estallido de color, nos reclama la atención visual, de manera, que aunque no lo queramos mirar, nos aleja de estar atentos a lo que comemos, a disfrutar de lo que nos están hablando y esa información llega a nosotros a nivel vibracional, aunque fuéramos ciegos, el ritmo y el color impregnan nuestros sensores sensitivos.
Así pues, a no ser que seas una persona que tengas un problema a la hora de ponerte en marcha, o que se sufra de apatía crónica, mejor no sobre cargar estos dos ambientes y que su ritmo decorativo sea fluido, sin ruptura ni cortes bruscos entre las formas.

Antea (Marien Carrión Codoñer)
Terapeuta del Hábitat y Coach en Decoración Sensitiva

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES

¿SABES DE QUÉ ESTÁ COMPUESTA EL ALMA DE TU CASA, DE TU NEGOCIO, DE TU SALA DE TERAPIAS,...?