CASAS TÓXICAS = A DIFICULTADES PARA ALQUILARLAS O VENDERLAS


Los pensamientos negativos contaminan el ambiente y los sentimientos contrariados lo envenenan. La tristeza lo rasga y la desesperación diluye el color de la motivación.



Hemos de tener en cuenta, que los biorritmos que conforman la calidad energético-ambiental de una vivienda o los lugares de ámbito laboral, definen la secuencia mental y emocional de las personas que allí han vivido, o trabajado, generando una huella energética que repercute en nosotros.

Por lo general, no somos conscientes que estamos en constante interacción con el medio y que nuestro cuerpo actúa de antena, absorbiendo toda la secuencia de hechos que han ido aconteciendo en un lugar y en base a ello, se determina la calidad energético-ambiental de ese hábitat. Todos nuestros sentidos reaccionan ante ello, pero la mayor parte de las veces, lo atribuimos a temas personales, al ser desconocedores de tal efecto.

La cuestión, es que nuestra sociedad desconoce la importancia de que un espacio habitado, contiene entre sus paredes una memoria energético ambiental que puede ser beneficiosa u otras veces, perjudicial o altamente nociva, dependiendo de las características del terreno y los acontecimientos que allí se dieron.

Se está hablando bastante en las inmobiliarias sobre la “Home Staging” o puesta en escena de una casa que se desea vender o alquilar. Maquillarla, ponerla bonita con el mínimo coste, según dicen, acelera su venta o agiliza su alquiler.
Pero a veces, aún embelleciéndola, es difícil ponerla a la venta. ¿Qué es lo que está haciendo de cortapisas?

Lo que ocurre, es que el aroma de la casa, la onda expansiva de las cosas que ocurrieron allí, o del estado emocional que la impregna, espanta a los compradores o inquilinos que los visitan, aunque ellos no sepan la razón.

¿Pero hablemos de qué hacemos con el aroma que despide la casa?

Mi trabajo como terapeuta del hábitat, me permite diluir todo elemento tóxico que está envenenando la calidad ambiental de los espacios habitados y que tan solo podemos sopesar su resultado, cuando algo a nivel interno, hace que no acabemos de sentir a gusto en ese sitio, aunque estéticamente sea bonito.
Y es a través de la aplicación de la Terapia Ambiental, cuando me ido encontrando casos, en los que han ocurrido dichas circunstancias. Y tras su aplicación, se lograron obtener mejores resultados a nivel personal, de salud y de transacción económica.
Se puede complementar posteriormente, con un tipo de elementos decorativos, elegidos por sus cualidades y que apoyan el trabajo realizado anteriormente.

Viviendas con la garantía de calidad energético-ambiental: “código cero”


Marien Carrión Codoñer
Terapeuta del Hábitat e Interiorista Sensitiva

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡ME CASO! ... TU NUEVA VIVIENDA, ¿REÚNE LAS CONDICIONES PARA QUE SEAS FELIZ?

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES