MELODÍA DECORATIVA: ESCUCHARLA, SENTIRLA E INTERIORIZARLA.


Lo más importante en nuestra vida, es descubrir cómo nos afectan las cosas que están a nuestro alrededor, las personas que nos hablan, o el eco de los sentimientos que se propagan en el ambiente.
La palabra clave es: SENTIR.
 Dejar que nuestros sentidos recobren su estado natural, sin prisa, ahuecando la mente para que los pensamientos se diluyan y se difuminen en el aire. 
Adentrarnos en un estado de apertura, donde nada es temido, sino tan sólo, percibido, ya que siempre estaremos a punto, de cerrar la puerta a su reverberación. 

Y como broche de oro, permitir que aquello que estamos mirando, viendo u observando, penetre por todo nuestro cuerpo, eclosione en nuestro interior, para que de esta manera, podamos percibir su fulgor. No nos bastará con: me gusta, es bello, adecuado, queda bien,...etc.

Sino que tendremos la oportunidad, de sentir en nuestras vísceras, el efecto que está produciendo en mí y definirlo con palabras. 
         
El adentrarnos a un estado de atención hacia nosotros mismos, lo que nos permitirá desarrollar una mayor consciencia de la carga energética y por tanto, de las cualidades, que en este caso, emanan de todo elemento decorativo.
Reconocer cómo me relaja un color, percibir el estado vitalidad física que me proporciona una estancia llena de plantas, o sentirme reconfortada emocionalmente, por la textura y la forma que tiene, el sillón en el que descanso a diario.                                                      Descubre la melodía decorativa que encierra cada una de esta imágenes de ambientes decorados y lo más importante, ¡atención al efecto que produce en mí!
Buena experiencia.
Antea (Marien Carrión Codoñer)
Terapeuta del Hábitat e Interiorismo Sensitivo


 

 



Comentarios

Entradas populares de este blog

¡ME CASO! ... TU NUEVA VIVIENDA, ¿REÚNE LAS CONDICIONES PARA QUE SEAS FELIZ?

LA POLUCIÓN EMOCIONAL DE LAS HABITACIONES DE HOTEL

ES ÉPOCA DE RINCONES